Natale di luce

Navidad para la tierra

¿Por qué dejó el nacimiento de Jesús una huella tan profunda en el alma humana, que aún hoy lo recordamos con tanta intensidad? Lo que marcó a las gentes de aquella época, igual que hoy, fue el asombro que produjo el nacimiento del Hijo Divino con todos los milagros que lo acompañaron.

Lo más extraordinario fue su habilidad para irradiar el amor divino desde el momento de su llegada a la Tierra. Tan pronto como abrió los ojos, su mirada supo irradiar el amor de su corazón. Su amor no solo se dirigió hacia el prójimo, no solo hacia sí mismo, sino hacia toda la humanidad, todo ser vivo.
En este día de Navidad, escuchando el sonido de las campanas en fiesta, o dejándote abrazar por la calidez de los corazones de tus seres queridos, te deseamos que recuerdes que estás al servicio del Amor Divino hacia toda la humanidad.

Bernard y Angie

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *