Las campanadas del año nuevo

El año está llegando a su fin, ahora el año nuevo está asomando la cabeza. En las doces campanadas que preceden a la medianoche, en esa brevísima espera del año nuevo que ya está a las puertas, hay toda la emoción y el impulso hacia el futuro y los nuevos horizontes. De inmediato siguen los buenos deseos cargados de entusiasmo y expectativas intensas y alegres, para un año diferente y lleno de oportunidades. Cada uno, guardado en su propio corazón, coloca en él sus sueños, aún no realizados, nuevos proyectos y deseos.

Para este nuevo año, el deseo de recordarnos a nosotros mismos que nos dejemos guiar por el Aliento del Alma para no estar siempre a merced del viento de las emociones, sino para recuperar el timón de nuestra existencia, encontrar las claves para abrir el despertar de la conciencia. El deseo que los primeros días del nuevo año sean una etapa de reflexión, un momento de escucha para despertar, a través de esas campanadas que le hablan al alma y elevan el espíritu, una oportunidad para no quedarnos adormecidos, sino para flotar en esa corriente de amor que solo conduce a la libertad del ser. ¡Feliz año nuevo, un 2020 lleno de gozo, con todo nuestro corazón!

Bernard y Angie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *