Alba del sole

El sol del año nuevo

Fingers hand red

El año que estamos dejando a nuestras espaldas, es como el sol que se esconde para dejar espacio al nuevo día. Sin embargo, cuando se va detrás del horizonte, donde ya no lo podemos ver más, en realidad el sol comienza a dar luz en otro lugar de nuestro planeta. De hecho, el sol nunca deja de iluminar nuestra tierra.

Que este año, nuestra llama interior, que a veces experimenta altibajos, pueda seguir iluminando, como el sol, todos los días sin descanso. No sólo esta llama nos ilumina a nosotros mismos y nuestro entorno, sino que alimenta de forma continua la búsqueda interior del ser humano.

Esta llama se alimenta del otro sol, la fuente de nuestro corazón que sacia el alma, trae alegría y coraje en nuestras vidas. Para alimentar esta llama, no es necesario realizar grandes cosas o llevar a cabo grandes empresas, simplemente, sonreír, y saber dar esta sonrisa a los demás. No por interés propio sino por amor al amor.

Si realmente nos dejamos llevar por la energía que se percibe al comienzo de cada nuevo año, si pudiéramos mantenerla con nosotros constantemente, entonces sería más fácil dejar nuestros esquemas mentales, nuestras jaulas interiores y entrar en el mundo. Porque al entrar en el mundo uno también entra en uno mismo y al entrar en uno mismo puede estar en armonía con los demás y en la verdadera paz que proviene del Sol.

Feliz Año Nuevo

Angie y Bernard

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...